Buscando un lápiz para trabajar sobre Ipad

Vacas sagradas por dinero

Una de las cosas que suelo hacer para rellenar los huecos del tiempo en que soy secuestrado por mis pensamientos, es: crear en el Ipad. Suelo hacerlo mientras hago cualquier otra cosa como escuchar la radio… A esas horas en las que todo el mundo duerme, yo diseño, ilustro, pinto, o sencillamente dibujo. Desde hace unos años, hacerlo sobre una tableta se ha convertido en algo que ocupa esos tiempos en los que no me apetecer hacer ninguna otra cosa, con excepción de: vaciarme y zafarme de mis propios pensamientos. Lo que yo denomino: salir del bucle.

Desde que compré esa maravilla que es el Ipad, he ido descubriendo múltiples aplicaciones para realizar bosquejos o diseños. (Los encontraréis en el Store de Apple, o en Google Play los que uséis Android. Buscad por: App o aplicaciones/ “sketches”) Con el tiempo, fueron apareciendo en el mercado diferentes aplicaciones que me permitían trabajar, mientras me ofrecían los más variados surtidos de herramientas. Herramientas que emulan a las tradicionales de los dibujantes, ilustradores, o artistas plásticos en general.

Con el uso de estas herramientas, uno va descubriendo que, el lápiz que usa puede marcar una gran diferencia. Ese día comienza una Odisea, en mi caso aún no ha terminado ese viaje y deambulo entre dos opciones.

No cabe duda de que, en el tema de los lápices estamos ante una nueva batalla entre marcas muy bien posicionadas en el mercado. En este periplo, debo haber visto unos cuantos vídeo tutoriales sobre el tema de estos lápices o “pencils”. Les dejo este, es algo pesado… Pero, repasa todo lo que existe en el mercado en la actualidad. Desde luego, el presentador y su acólito tienen sus propias preferencias, y como siempre, el dinero hace las diferencias.

Pensando en las musarañas

La paralizadora hiperactividad.

En ocasiones, así es como nuestros pensamientos pasan sobre nosotros: como una manada de animales salvajes desbocados, hiriéndonos a su paso por nuestra imposibilidad de actuar, apartándonos. Así es la hiperactividad cerebral, ese estado donde los pensamientos nos abruman y se convierten en un pensar en musarañas. Ese deambular por callejones que no conducen a ninguna parte y condiciona nuestras decisiones, posponiendo nuestra acciones, hasta ver si alcanzamos ese pensamiento clarificador que nos conduzca a una acción acertada. Pero, poco hay de eso en este pensamiento circular, finalmente; tan sólo nos paraliza y nos condena a un estado de inacción, mientras vivimos en un continuo grito ahogado.

Intenté expresar este complejo estado en una sola imagen.